logo
Qué_es_una_hernia.jpeg

Hernias: qué son y cómo tratarlas

En pocas palabras: La hernia es una afección bastante común, por lo que es indispensable saber identificarla para saber cuándo se debe acudir a un médico. En este artículo no solo aprenderá sobre estos temas, sino que también conocerá cómo prevenir y aliviar sus síntomas con los mejores remedios caseros.

Cuide su salud con PODERsalud

Plan de descuentos médicos por solo $16.95/mes

Quiero suscribirme

¿Qué es una hernia?

Cada año, cerca de 5 millones de personas en Estados Unidos sufren de hernias y 750,000 buscan algún tipo de tratamiento médico, pero solo 600,000 se someten a una cirugía para tratar este problema.

Una hernia es una protuberancia o bulto que resulta de la debilidad de las paredes musculares que almacenan órganos o tejidos. Para entenderlo mejor, imaginemos que a un caucho o balón le sale un bulto lleno de aire. Pues bien, lo mismo ocurre en el cuerpo humano: puede aparecer un bulto en él, generalmente en la cavidad abdominal, que contiene alguna estructura anatómica (como los intestinos). Existen distintos tipos de hernias dependiendo del lugar donde se encuentren.

Tipos más comunes de hernias

Entre las hernias más comunes se encuentra la inguinal, con un 80% de prevalencia, mientras que el otro 20% se reparte entre la umbilical, hiatal, femoral y otras que verá a continuación.

Hernia inguinal

Las hernias inguinales se definen como la salida del contenido de la cavidad abdominal en la región de la ingle, y contienen generalmente asas o partes del intestino. Este tipo de hernia puede ser dolorosa o no, incluso puede mejorar sola o puede necesitar un tratamiento médico. Pueden aparecer o doler cuando se realizan esfuerzos como toser, alzar peso o inclinarse.

Hernia femoral

Esta protuberancia se produce en la parte superior del muslo cerca de la zona inguinal. Aunque la mayoría de las hernias femorales no produce síntomas, algunas pueden causar molestias en la zona donde se encuentra la protuberancia, principalmente al ponerse de pie, alzar peso, inclinarse o realizar algún esfuerzo. Si la hernia se vuelve grave, podría generar mucha molestia al sentarse, al pujar para evacuar o al caminar.

Hernia lumbar

En este caso, la hernia se encuentra en la columna vertebral, específicamente en la zona lumbar. Lo que ocurre acá es que el centro o núcleo suave de los discos espinales sale de su espacio normal y se desplaza hacia las estructuras anatómicas adyacentes. Esto puede provocar dolor o entumecimiento de una pierna o un brazo. Las hernias lumbares o discales también podrían ocasionar ciática, un síntoma bastante molesto que puede limitar el movimiento.

Hernia umbilical

La hernia umbilical se localiza en la zona abdominal media o más específicamente donde está el ombligo. En este caso, la protuberancia sale por la abertura de los músculos abdominales que se encuentran en el ombligo, conteniendo parte de los intestinos. Aunque es más común en bebés, también puede aparecer en el resto de edades, siendo totalmente inofensiva. En los niños es fácil presenciar una hernia umbilical, ya que al llorar sobresale el ombligo. Por fortuna,  suelen cerrar solas durante los dos primeros años de vida.

Hernia incisional

Durante una intervención quirúrgica en el abdomen, la incisión realizada puede tener una mala recuperación y, por ende, una cicatrización deficiente. Esto crea una debilidad en la pared del abdomen, favoreciendo la aparición de hernias incisionales o eventraciones. Hay una incidencia del 15% al 20% de todas las laparotomías realizadas; pero existen varias técnicas que enfocan la prevención de esta afección, sobre todo en pacientes con alto riesgo de padecerla.

Hernia epigástrica

Este tipo de hernias se ubica en una zona llamada epigastrio, la cual se encuentra entre el ombligo y el borde inferior del esternón (hueso vertical ubicado en el medio del tórax). El 75% de las hernias epigástricas afectan a los hombres. Cuando son de un tamaño bastante reducido, no suelen requerir tratamiento y no presentan síntomas, mientras que cuando son de mayor tamaño podrían requerir cirugía. 

Hernia hiatal

Por último, tenemos la hernia hiatal, la cual sobresale dentro de la cavidad abdominal. La parte superior del estómago sale a través de una zona llamada hiato diafragmático, causando una hernia hiatal. Esta afección podría causar un reflujo del ácido que está en el estómago, aumentando las probabilidades de tener síntomas de reflujo gastroesofágico. Aunque en ocasiones puede ser tan pequeña, que podría vivir toda su vida sin notarla.

Cuide su salud con PODERsalud

Plan de descuentos médicos por solo $16.95/mes

Quiero suscribirme

Hernias en niños pequeños

Las hernias más comunes en niños son la inguinal y la umbilical.

  • Hernia inguinal. El conducto inguinal en los bebés suele cerrarse poco antes o después del parto, sin embargo, en ocasiones esto no es así y el contenido abdominal puede filtrarse y desplazarse por este canal dando lugar a la hernia. Esta afección es más frecuente en los varones.

  • Hernia umbilical. Al igual que el canal inguinal, en los músculos abdominales cerca del ombligo se encuentra una abertura que cierra poco después del nacimiento, sin embargo, en ocasiones no cierra por completo y permite la protrusión del intestino.

Principales causas de las hernias

Article Image

En general, toda actividad que implique un gran esfuerzo para el abdomen podría llevar a una hernia, especialmente si hay alguna debilidad en los músculos que allí se encuentran, así que además de levantar mucho peso y pujar con gran esfuerzo durante las evacuaciones, existen otras actividades o problemas de salud que incrementan la presión dentro del abdomen, como:

  • estreñimiento crónico

  • sobrepeso

  • agrandamiento de la próstata (produce esfuerzo al orinar)

  • diálisis peritoneal

  • desnutrición

  • testículos que no han descendido

  • fibrosis quística

  • tos crónica

  • estornudos

  • esfuerzo físico excesivo

  • líquido dentro del abdomen

  • tabaquismo

Factores de riesgo

Dentro de los factores de riesgo encontramos situaciones, características o hábitos que aumentan las probabilidades de tener alguno de los tipos de hernia antes mencionado. Tenga en cuenta los siguientes:

Article Image

Dolencias y complicaciones derivadas de una hernia

Las hernias que se originan en el abdomen tienen el riesgo de complicarse de dos formas

  • Incarceración. En este caso, se produce una obstrucción intestinal debido a que un pedazo de grasa o de asa intestinal queda atrapado en la hernia. En ocasiones, la manipulación por parte del médico no basta, por lo que se sugiere la intervención quirúrgica de urgencia antes de que se convierta en una hernia estrangulada.

  • Estrangulamiento. Aunque su incidencia es rara, en ocasiones el intestino es presionado tan fuerte por la hernia que corta la circulación sanguínea de la zona. La gravedad de esta afección es que el asa intestinal atrapada se puede gangrenar en solo 6 horas o menos, donde la pared intestinal muere y puede romperse. Si esto pasa, el riesgo de muerte aumenta, ya que se produciría una peritonitis.

Por otro lado, aunque suele ser poco frecuente, una hernia lumbar puede tener las siguientes complicaciones:

  • dolor crónico o prolongado de la espalda o la pierna

  • pérdida de la sensibilidad o el movimiento en las piernas o los pies

  • pérdida del funcionamiento normal de los intestinos o la vejiga

  • daño permanente en la médula espinal

Cuide su salud con PODERsalud

Plan de descuentos médicos por solo $16.95/mes

Quiero suscribirme

¿Cómo curar una hernia?

La única solución o tratamiento permanente para una hernia es la cirugía. Durante este procedimiento, el médico cirujano busca reparar el área dañada o abierta de la pared abdominal cerrando el tejido debilitado con puntos o mallas especiales y devolviendo el contenido herniario a su lugar. En el caso de la hernia lumbar, la cirugía también es la solución, pero en este caso se extrae la parte que sobresale, liberando las estructuras anatómicas adyacentes que estaban siendo afectadas.

Cuándo acudir al doctor por una hernia

No atender a tiempo una hernia podría causar complicaciones muy graves o incluso la muerte, por eso es importante que preste atención a los siguientes signos para saber cuándo debe acudir a un médico:

  • posee una hernia que duele la cual, si intenta empujar suavemente hacia adentro,  no cede

  • el color de la hernia es púrpura, rojo, negro o cambia de color

  • tiene una hernia dolorosa al mismo tiempo que presenta vómitos, fiebre y náuseas

  • nota una protuberancia en la ingle y le duele

  • tiene una protuberancia después de una cirugía en la zona de la herida

  • tiene una protuberancia en el ombligo

¿Es posible aliviar el dolor de una hernia con remedios naturales?

Es posible que se encuentre con “opciones naturales” en internet para aliviar el dolor que causa una hernia. Sin embargo, esto no es totalmente correcto, ya que si bien algunos remedios naturales ayudan a disminuir el dolor, en el caso de las hernias el tratamiento principal es la cirugía. Tomar analgésicos naturales solo podría ocultar el malestar de esta afección que, de no ser atendida a tiempo, podría tener graves consecuencias. 

Lo que debe saber: En SABEResPODER le recomendamos acudir siempre a un médico para que este decida cuál es el mejor tratamiento según su caso, incluso podría indicarle analgésicos más eficaces y seguros.

Consejos para prevenir la aparición de una hernia 

Aunque no se pueden prevenir las probabilidades de tener una hernia cuando existe un defecto heredado, sí hay algunos consejos que puede seguir para minimizar la tensión que se genera en el abdomen o la columna. Algunos de ellos son:

  • Evite levantar objetos muy pesados o aprenda a levantarlos con una técnica que no dañe su cuerpo.

  • ¡No fume! Evitando el cigarrillo no solo cuida su salud pulmonar, sino que también previene las hernias en el abdomen causadas por tos crónica.

  • Mantenga un peso adecuado y saludable.

  • Mantenga una alimentación balanceada e incluya suficientes alimentos ricos en fibra en su dieta.

Una hernia no es un problema grave si se atiende a tiempo

Reconocer los signos y síntomas de una hernia permite identificar cuándo padece esta enfermedad y si es o no necesario acudir a un médico para tratarla. Los distintos tipos, localizados mayormente en la cavidad abdominal, abarcan un gran número de posibilidades de tener hernias, sin embargo, existen factores de riesgo que aumentan las probabilidades y algunos consejos que las reducen. Ahora usted es parte de esta gran comunidad que tiene el conocimiento adecuado para entender y atender a tiempo enfermedades como las hernias.

¡Y recuerde siempre que SABEResPODER!

Si tiene alguna duda sobre este u otro tema, puede comunicarse con nosotros a través de nuestro chat.

Cuide su salud con PODERsalud

Plan de descuentos médicos por solo $16.95/mes

Quiero suscribirme